CÓDIGO ÉTICO PARA LA OBSERVACIÓN DE AVES

Para el turismo ornitológico una de las principales motivaciones de los viajes y del esfuerzo invertido en ellos es la observación de las aves en su medio natural. Pero también debe serlo, como sugiere SEO/BirdLife, el conocimiento de su hábitat y del conjunto de elementos naturales y culturales que condicionan la presencia de esas aves. Existen muchos tipos de turistas ornitológicos y diferentes modos de observar, pero a su vez en la mayor parte de los casos está claro que interesa observar las aves..

1. El bienestar de las aves es lo primero

Tanto si practicas el anillamiento, la fotografía de la naturaleza, ciencia o sencillamente, observas a las aves, debes tener en cuenta que el bienestar de las aves, y de la flora y fauna silvestre en general, es SIEMPRE lo primero.

2. El hábitat debe ser protegido

El hábitat es vital para las aves, por lo que todas nuestras actividades deben ser respetuosas con este, evitando destruirlo, transformarlo o alterarlo. Debemos dejarlo todo tal cual lo encontramos

3. El comportamiento de las aves no debe ser alterado

La tolerancia de las aves a las molestias de los seres humanos es diferente según las especies y de la época del año. Debemos procurar no molestarlas en ningún momento, pero sobre todo en época de cría, ya que podríamos provocar el abandono del nido, con la consiguiente pérdida de la puesta. Lo mismo ocurre en invierno, cuando las condiciones adversas causan una pérdida de energía difícil de contrarrestar. También debemos tener especial cuidado durante la migración, ya sea otoñal o primaveral.

4. Sé prudente a la hora de compartir información delicada sobre especies protegidas y colabora cuando observes una situación de riesgo para ellas

Si encuentras una especie en peligro criando, dormideros invernales o zonas de concentración migratoria y piensas que necesitan protección, u observas una situación de riesgo, informa lo más rápidamente posible, al cuerpo de vigilancia y control del medio ambiente que corresponda. Si estás en un Espacio Natural Protegido contacta con los gestores de dicho espacio, con el SEPRONA, o bien con SEO/BirdLife, en cualquiera de sus oficinas, si por algún motivo quieres conservar el anonimato. Es la mejor forma de protegerlas y conservarlas, además esta información es muy importante para el conocimiento y la protección de esa especie.

5. No debes acosar a las especies divagantes ni rarezas

Las aves divagantes o rarezas no deben ser molestadas. Si localizas alguna, notificar la observación a SEO/BirdLife para que sea evaluada por nuestro Comité de Rarezas a través del correo rarezas@seo.org. Sin embargo, procura no comentarlo a todo el mundo, la afluencia desmesurada de observadores de aves en esa zona puede ocasionar molestias. Del mismo modo si crees que se trata de un ave exótica puedes comunicarlo a nuestro Grupo de Aves Exóticas en exoticas@seo.org

6. Respeta la normativa sobre la protección de las aves en todo momento

Las aves están protegidas por las leyes europeas y españolas (especialmente por la Directiva 2009/147/CE de Aves y la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad), y a nivel autonómico cada comunidad y cada espacio natural protegido dispone de legislación y normativa específica. Este es uno de los resultados del trabajo de varias generaciones de observadores de aves, científicos o aficionados.

7. Respeta los derechos de los propietarios de las fincas y de los trabajadores del campo

Los derechos de los propietarios de las fincas donde queremos acudir deben ser siempre respetados. No entrar en dichas fincas sin permiso previo y no salirse de los recorridos permitidos es esencial para la conservación de las especies y sus hábitats. Además, en las zonas que recorremos realizan su actividad agricultores, ganaderos, apicultores y otros trabajadores del campo a los que no debemos perjudicar.

8. Respeta los derechos de las personas de la zona de observación y las normas básicas de seguridad

Cuando coincidas en la zona de observación con más visitantes, debes tener en cuenta que tienen los mismos derechos que tú a disfrutar del entorno natural y de su avifauna. Ten en cuenta que existen zonas de riesgo para tu seguridad y que debes observar medidas básicas para prevenir accidentes.

9. Si quieres compartir tus citas, hazlo con prudencia y pensando que pueden mejorar el conocimiento

Aunque no es recomendable compartir libremente ciertas citas (especies protegidas/amenazadas) por los riesgos que pueden entrañar para las mismas, bien es cierto que muchos de los conocimientos sobre las especies que tenemos hoy en día son el resultado de la suma de las citas compartidas voluntariamente por muchos observadores de aves. Por este motivo sería conveniente que tus citas se añadieran a las anteriores para lograr un mejor conocimiento y una mayor protección y conservación de las aves.

10. Forma parte de un modelo de turismo sostenible que colabore en el mantenimiento de entornos rurales amigables para las aves

Un buen comportamiento y el seguimiento de estas sencillas normas, convierte a los observadores en embajadores de la conservación de las aves y de sus hábitats.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

De rutas por la naturaleza

Ahora puede recibir notificaciones por WhatsApp

Unirse al Canal
Cerrar