Dehesa de los Reyes Católicos (Parque Periurbano Dehesa de Santa Fe)

En esta ocasión, nos vamos “De rutas por”  el Parque Periurbano Dehesa de Santa Fe. El sendero Dehesa de los Reyes Católicos es una ruta lineal de poco más de 1,4 km y dificultad baja que discurre por el interior del Parque Periurbano. Se encuentra enclavado en la Depresión de Granada, en plena comarca de la Vega. Su trazado está completamente adaptado para personas con movilidad reducida, por lo que es apto para todo tipo de públicos. Además, une las dos partes del área recreativa ubicada en este espacio protegido, dotadas de la infraestructura necesaria para disfrutar de un agradable día de ocio en contacto con la naturaleza.

Datos técnicos

  • Trayecto: Lineal
  • Longitud: 1,5 km aprox (ida)
  • Dificultad: Baja
  • Track: rutas@derutasporlanaturaleza.es
  • Punto de partida: área recreativa Dehesa de Santa Fe
  • Tipo de camino: Sendero
  • Recomendaciones: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados. No abandonar basura. Evitar encender fuego. Respetar el entorno natural del camino. No molestar a las gentes del lugar.

Comienza nuestro sendero en la parte este de la adecuación recreativa, situada bajo la sombra de una densa arboleda de pinos carrascos (Pinus halepensis), aunque tiempo atrás debió ser una dehesa de encinas (Quercus ilex), como señala su topónimo. En principio discurre paralelo a la Colada Camino de la Costa, una vía pecuaria por la que discurre la pista forestal que sirve de principal acceso al espacio.

El camino está perfectamente compactado y flanqueado en todo su recorrido por unos bordillos que pueden facilitar su uso por personas invidentes. Lo primero que nos llama la atención es el pinar  compuesto mayormente por ejemplares de pino carrasco (Pinus halepensis). Si nos fijamos con atención, aún podemos ver en el suelo cubierto de pinocha, las señales de los antiguos bancales que se usaron para facilitar las plantaciones de estas duras coníferas. De cuando en cuando, sobre la misma traza del sendero, es posible encontrarnos con piñas cuidadosamente peladas por las Ardilla roja (sciurus vulgaris)  para extraer los preciados piñones. Si caminamos sin hacer mucho ruido, es fácil verlas corriendo por el suelo de árbol en árbol o refugiadas en las ramas más altas de los pinos cuando se sienten amenazadas. Junto a ellas, conejos, Zorro (Vulpes Vulpes), reptiles, zorzales, herrerillos y alguna que otra rapaz, comparten el territorio de la Dehesa, una especie de oasis natural entre un mar de plantaciones de olivos y trigales.

Puede sorprender la escasez de matorral que crece bajo el pinar. Sin embargo, es fácil comprender el porqué de este hecho. Al estar las copas prácticamente unidas unas a otras en altura, apenas entra la luz del sol en las zonas más cercanas al suelo y, en esas condiciones, es muy difícil que se desarrolle el sotobosque. La escasez de precipitaciones, con medias que no superan los 400 litros por metro cuadrado al año, tampoco facilita la presencia de una vegetación acompañante densa y exuberante, destacando especies de hojas pequeñas, duras, pinchudas, bien adaptadas a la sequía.

El camino sigue serpenteando para adaptarse a la orografía del terreno, siempre con muy leves pendientes para facilitar su tránsito. De cuando en cuando, el trazado cuenta con apartaderos laterales por si se encuentran grupos de personas haciendo el camino de vuelta a pie o en silla de ruedas. En las zonas más aclaradas pueden contemplarse otras especies de árboles, también fruto de repoblaciones antrópicas, como los cipreses (Cupressus sp.), junto a retazos de la vegetación originaria, sobre todo encinas (Quercus ilex).

A unos doscientos metros del final del sendero, se abre ante nosotros una panorámica espectacular que nos ofrece unas vistas privilegiadas de la comarca de la Vega, el Parque Natural Sierra De Huétor y el Parque Nacional – Parque Natural De Sierra Nevada, entre otras, que bien merecen una parada, sobre todo si las condiciones atmosféricas permiten disfrutar del paisaje.

Ya sólo queda encarar un último tramo de la ruta hasta la parte superior del área recreativa y volver por donde hemos venido si no hemos dejado previamente un coche al final del recorrido, justo en la misma pista forestal que se dirige hacia el cercano Mirador de la Vega, una interesante propuesta complementaria que mejora aún más las vistas panorámicas del interior del sendero.

Fotografías y vídeo: Propios
Texto adaptado

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

De rutas por la naturaleza

Ahora puede recibir notificaciones por WhatsApp

Unirse al Canal
Cerrar