Sendero Alcázar – La Maroma (P.N. Sierra Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama)

En esta ocasión, nos vamos “De rutas por” la provincia de Málaga por el Parque Natural Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama. La Maroma,  es el techo de la provincia malagueña, y entra dentro del reto personal: 8 Cumbres contra la Leucemia. La cumbre de la sierra Tejeda, y también de la provincia de Málaga, con más de dos mil metros, está a sólo diecisiete kilómetros de la costa y a doce de Alhama de Granada. La vista desde la Maroma, si el día lo permite, alcanza mucho más allá, hasta poner a África o Sierra Nevada en el horizonte. Allí se recibe una lección de geografía que nos llega por todos y cada uno de nuestros sentidos. Allí se despejan muchas preguntas, a la vez que se formulan otras nuevas. Por todo ello, merece la pena la subida, que este sendero propone hacer por la vertiente noroeste de la montaña.

Datos técnicos

  • Trayecto: Lineal
  • Longitud: 11 km aprox (ida)
  • Dificultad: Alta
  • Track: rutas@derutasporlanaturaleza.es
  • Punto de inicio: Área recreativa Cortijo del Alcázar
  • Tipo de camino: Pista forestal – Senda
  • Recomendaciones: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados. No abandonar basura. Evitar encender fuego. Respetar el entorno natural del camino. No molestar a las gentes del lugar.

El punto inicial del sendero se encuentra el área recreativa Cortijo el Alcázar, adonde se accede por una pista de unos seis kilómetros desde Alcaucín. Es una zona favorecida por la abundancia de agua y vegetación, con numerosas y variadas instalaciones para el uso público. En sus inmediaciones se conservan unas ruinas de una antigua fortificación árabe, que dan nombre al lugar. Tomaremos un carril, cerrado para coches con una cadena que parte detrás del cortijo, en dirección este. Al poco nos encontraremos con un carril que tomaremos a la derecha, y por el que seguiremos tras hacer una curva a la izquierda y encontrarnos con otro carril por la derecha, que descartaremos.

Remontamos la umbría hacia el Cerro Tacón abrigados por un pinar irregular, con ambiente húmedo que permite el crecimiento de cornicabras (Pistacia terebinthus), labiérnagos (Phillyrea angustifolia) y otras muchas especies de matas y hierbas. Tras un largo tramo en dirección norte-noroeste, atravesaremos un cortafuegos y llegaremos al pie del pico Tacón, donde podremos recrearnos con vistas de la Axarquía, con su denso y tradicional poblamiento, aumentado recientemente por un mosaico de casas diseminadas, y el embalse de la Viñuela con su especial color.

Haremos un giro radical de rumbo, que ahora, y durante una parte importante del recorrido, será sureste, siguiendo el cortafuegos hasta el Hoyo de los Castellones, donde el camino comienza a subir hasta llegar a la Erilla Tarara y después la loma de las Víboras, donde se nos abren nuevos horizontes hacia la parte oriental de la llanura de Zafarraya, frecuentemente cubierta de un manto de niebla. El esfuerzo que requiere la subida es ahora menor y las vistas a uno y otro lado más gratificantes. A la derecha las afiladas aristas de los Castillejos, y al otro lado La Alcauca a nuestro pie, los llanos de Zafarraya y los Montes de Granada.

La pendiente, que se crece en la cuesta de las Víboras, termina en Las Allanadas, un altiplano rocoso, en el que veremos algunas encinas (Quercus ilex) y quejigos (Quercus faginea). La vereda ahora nos lleva hacia el sur, para virar al poco al este, en dirección al cerro de la Majada del Arce. Pasaremos cerca de su cima, en un collado en la cabecera de los barrancos del Mojón (enfrente) y del Espino (a la izquierda), donde hay un manantial (fuente del Espino).

Seguimos el ascenso en dirección sur, enfilando nuestro destino, el pico Maroma. El collado Fuente Santa nos da un respiro y una nueva oportunidad para otear los nuevos horizontes. Buscamos desde aquí la cresta que nos dirige a la cumbre.

Tras un nuevo tramo de fuerte subida atravesamos otro collado. Más adelante nos encontraremos con otro manantial (Fuente Santa o Fuensanta) que riega un pequeño pinar mezclado con arces (Acer). Alcanzamos, a continuación, el collado del Acarraero, en el que hay un viejo nivómetro.

Continúa la senda desdibujada por la divisoria de aguas, que hace también de límite entre las provincias de Málaga y Granada. Antes de encumbrar pasamos un último collado, el de la Casa de las Nieves. Veremos en él ruinas y otro nivómetro. También llamarán nuestra atención unos potentes enebros rastreros (Juniperus horizontalis).

El último escalón hasta la cima lo superaremos por donde nos guíe nuestra prudencia, y con ella poder disfrutar al fi n de estar en tan privilegiado lugar, con todo un mundo a nuestros pies.

📸 FOTOS

Fotografías y vídeo: Propios

Texto adaptado

Print Friendly, PDF & Email