Sendero Acebeas – Navalperal (P.N. Sierra de Cazorla, Segura y las Villas)

En esta ocasión, nos vamos “De rutas por la” el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Este sendero tiene un interés botánico excepcional. La abundancia de precipitaciones hacen, que en este rincón de la sierra, haya una gran variedad de especies muy importante, algunas de las cuales, son difíciles de ver en nuestra comunidad. Conforme ganemos altura en nuestro trayecto y la vegetación cambia, y empezaremos a apreciar las hermosas vistas que se abren ante nosotros. Todo ello, siempre, bajo la atenta mirada del Pico de Navalperal que vigila nuestro ascenso.

Datos técnicos

  • Trayecto: Lineal
  • Longitud: 4 km aprox (Ida)
  • Dificultad: Media
  • Track: rutas@derutasporlanaturaleza.es
  • Punto de partida: Las Acebeas
  • Tipo de camino: Pista – Senda
  • Recomendaciones: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados. No abandonar basura. Evitar encender fuego. Respetar el entorno natural del camino. No molestar a las gentes del lugar.

El lugar ya nos llamará la atención por su sombra y frescor, desde que pasemos la barrera donde está el cartel de inicio y comencemos la pista, que con suave pendiente nos adentra en la riqueza botánica que inunda nuestro caminar.

Las abundantes lluvias permiten que existan especies vegetales raras en estas latitudes, como los acebos (Ilex aquifolium) y avellanos (Corylus avellana) que se vuelcan en el camino. También veremos plátanos de sombra (Platanus × hispanica), plantados para adornar este lugar, acompañados de chopos (Populus sp.), helechos (Filicopsida), durillos (Viburnum tinus)… Hiedras (Hedera sp.), prímulas (Primula sp.) y torviscos (Daphne gnidium) ocupan las zonas más próximas al suelo. Escucharemos los murmullos de los arroyuelos que riegan las raíces de estas especies.

Continuando la pista, a unos cuatrocientos metros descubriremos, después de un recodo, una antigua casa forestal que se encuentra en ruinas. Casi doscientos metros más adelante llegaremos al casa forestal de las Acebeas. Aquí el camino gira a la izquierda y empieza a zigzaguear; la pista sigue ganando altura con moderada pendiente.

Observaremos aún la presencia constante de acebos (Ilex aquifolium) , con ejemplares de diverso porte y fisonomía, que irán mezclándose con encinas (Quercus ilex) y pinos salgareños (Pinus nigra), que son las especies predominantes. Más arriba son los quejigos los que ocupan las zonas más húmedas.

Continuamos nuestra ascensión durante un par de kilómetros. En la mitad de la ascensión desaparece esta espesa vegetación, para dar paso a un paisaje más abierto. Veremos los tejados de la casa forestal por la que pasamos, y unas vistas espléndidas de otras montañas como Mentiras, Espino o el Calar del Mundo.

Seguimos caminando y disfrutando de la panorámica que va mostrándose. En los tramos finales, la especie destacable son los pinos salgareños (Pinus nigra), encontrando ejemplares interesantes, que han soportado los fríos y nevadas de estas cumbres adoptando curiosas formas.

A continuación, dejaremos la pista para tomar una estrecha senda que, en dirección contraria y en el margen izquierdo, sigue ganando altura. Si continuáramos por la pista podríamos llegar al V.G. del Pico de Navalperal (1.618 m).

Estamos caminando es una zona de prados, próximos a la divisoria, donde llaneamos viendo los paisajes de la otra vertiente.

Por último, a cuatrocientos metros, llegamos al Pico de Acebedas (1.639 m), en cuya cima existe una garita de vigilancia de incendios. Desde esta altura, disfrutaremos de una de las mejores vistas de esta parte de la sierra.

📸 FOTOS

Fotografías y vídeo: Propios

Texto Junta de Andalucía adaptado

Print Friendly, PDF & Email