Sendero Los Madroñeros (P.N. Sierra de Aracena y Picos de Aroche)

En esta ocasión, nos vamos “De rutas por” la provincia de Huelva, por el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Este viejo camino entre Alájar y una de sus muchas aldeas, los Madroñeros, tendremos la oportunidad de acercarnos a conocer los paisajes y modos de vida característicos de estas sierras actuales. Entre ellos, la elogiada simbiosis entre el hombre y la naturaleza que se produce en las dehesas, o el poblamiento diseminado de las aldeas serranas, que son valores sustanciales de este parque natural.

Datos Técnicos:

  • Trayecto: Lineal
  • Longitud: 2 km aprox. (ida)
  • Dificultad: Baja
  • Track: rutas@derutasporlanaturaleza.es
  • Tipo camino: Carril
  • Punto de inicio: Alájar (Huelva)
  • Recomendaciones: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados. No abandonar basura. Evitar encender fuego. Respetar el entorno natural del camino. No molestar a las gentes del lugar. 

En la salida de Alájar que baja hacia el sureste (calle Pintor Antonio Milla), hasta llegar a un pequeño arrabal junto a un gran tilo. Manteniendo la misma dirección, iniciamos la subida por un camino de gran sabor histórico; cosa que se advierte de inmediato por los muros de piedras que lo flanquean y los impresionantes alcornoques que se ven a cortas y largas distancias.

El paisaje nos proporciona la sensación de adentrarnos en otra dimensión temporal, como si la historia se hubiera aquí detenido en algún momento en el que regía otra economía y se convivía bajo otras pautas culturales.

Superando el repecho, algo más de trescientos metros, alcanzaremos el puerto de los Madroñeros, en el que podremos recuperar fuerzas, a la vez que nos despedimos de las hermosas vistas que hemos podido disfrutar mirando atrás hacia Alájar. El blanco de su caserío contrasta con el verde que cubre la peña de Arias Montano, que hace de telón de fondo.

El puerto es el paso entre las sierras de Camposanto y Chao, que vemos cubiertas de dehesas de encinas, acompañadas por tojos (Ulex europaeus), jaguarzo morisco (Cistus salviifolius), jaras (Cistus ladanifer), retama (retama), cantueso (Lavandula stoechas), lentisco (Pistacia lentiscus) y otras muchas especies.

Mantenemos el mismo rumbo en el descenso, asomándonos a la vertiente solana de la sierra del Camposanto, tambien llamada Cerro El Caracol.

A unos quinientos metros del puerto encontraremos un lugar acondicionado para el descanso y la interpretación del paisaje. Seguramente hayamos visto antes, o veamos ahora, cerdos ibéricos paciendo en las dehesas, representando una significativa imagen de los paisajes y de la economía de la sierra en la que nos encontramos.

Más adelante veremos junto al camino un arroyo tapizado por grandes adelfas (Nerium oleander), majuelos (Crataegus monogyna), juncos (Juncus), pamplinas de agua (Montia Fontana), helechos (Filicopsida) y otras plantas. Como todos los arroyos y barrancos que tenemos al alcance de nuestra vista, forma parte de la cuenca del río Odiel, que desemboca junto al Tinto en la ría de Huelva.

Nos encontramos en la cabecera de la cuenca, en un sector que, hidrográficamente hablando, articula la Rivera de Santa Eulalia, que desemboca aguas abajo del embalse del Odiel, cerca de las Minas de Concepción.

Finalmente, llegamos a la aldea Los Madroñeros, ahora casi deshabitada, pero que aún conserva un indudable encanto.

📸 FOTOS

Fotografías y vídeo: Propios

Texto Junta de Andalucía adaptado

Print Friendly, PDF & Email