Sendero “El Torreón” (P.N. Sierra de Grazalema)

En esta ocasión, nos vamos “De rutas por” la provincia de Cádiz, por el Parque Natural Sierra de Grazalema, para subir el Pico Torreón. El pico Torreón es el techo de la provincia gaditana, y entra dentro del reto personal: 8 Cumbres contra la Leucemia. Es un ascenso algo duro pero nos recompensará y tomaremos aliento en la cumbre con inmejorables vistas. Durante el ascenso, conoceremos formaciones geológicas características de terrenos calizos, y podremos avistar rapaces y coloridos pajarillos, mientras las cabras monteses brincan esquivas de piedra en piedra.

Datos Técnicos:

  • Trayecto: Lineal
  • Longitud: 3 km aprox. (ida)
  • Dificultad: Alta
  • Track: rutas@derutasporlanaturaleza.es
  • Tipo camino: Sendero
  • Autorización: cvelbosque@reservatuvisita.es
  • Punto de inicio:  Carretera entre Grazalema y Benamahoma Km 40
  • Recomendaciones: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados. No abandonar basura. Evitar encender fuego. Respetar el entorno natural del camino. No molestar a las gentes del lugar. 

El sendero va por la Zona de Reserva de este parque natural, espacio con valores ambientales necesarios de conservar, aquí se restringen algunos usos y aprovechamientos de los recursos naturales, con el fin de proteger sus formaciones boscosas y geológicas, así como su interés paisajístico.

Tras cruzar una cancela, comenzamos a subir por una moderada pendiente. El sendero tiene colocadas piedras a modo de escalones para facilitar la progresión en este primer tramo. Si hacemos una parada y tomamos aire, veremos que estamos rodeados de mirtos (Myrtus), lentiscos (Pistacia lentiscus) y sabinas (Juniperus sabina).

La vegetación es abundante y la pendiente del terreno bastante pronunciada, lo que nos permite comprender por qué este itinerario está cerrado en los meses de verano dado el riesgo de incendios.

La vereda cambia de dirección y se torna algo más suave, aunque siempre ascendente, atravesando un espléndido bosque mediterráneo. Poco a poco las vistas se van ampliando y a nuestras espaldas podemos ver la Sierra del Aljibe, Bornos y su embalse. Nuevamente la pendiente se acentúa, y el sendero zigzaguea para ayudarnos a superar el desnivel. A nuestro alrededor revolotean currucas (Sylvia sp.), Carbonero común (Parus major) y cogujadas (Galerida cristata), entre otros.

Conforme ganamos altura, la vegetación es diferente. Esto se conoce como pisos de vegetación. A partir de los 1.400 m de altitud, las encinas (Quercus ilex) y las sabinas (Juniperus sabina) se apoderan del suelo, acompañadas por la omnipresente aulaga (Genista scorpius) . Sus portes son achaparrados debido a las duras condiciones climatológicas aquí reinantes. Un poco más arriba comenzamos a ver plantas propias de las altas cumbres, como piornos (Cytisus oromediterraneus) y arces (Acer pseudoplatanus). En los roquedos y pedregales encontramos algunas joyas botánicas.

El sendero cruza varias dolinas, depresiones donde el agua se infiltra y pasa a formar parte del agua subterránea, y cuyo suelo está formado por los paisajes kársticos.

Llegaremos a una zona de roquedo donde debemos extremar las precauciones, montones de piedras a modo de señal, nos marcan el camino y alguna marca de pintura para llegar a la cumbre.

Finalmente y algo cansados, coronamos el Torreón. Con cuidado, podemos asomarnos a su cara norte y contemplar la grandiosidad de El Pinsapar a vista de pájaro.

📸 FOTOS

Fotografías y vídeo: Propio

Texto adaptado Junta de Andalucía

Print Friendly, PDF & Email