Parque Natural Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama

Las cumbres del Parque Natural Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama hacen de frontera natural entre las provincias de Málaga y Granada. Las sierras de Tejeda y Almijara se ubican del lado malagueño, en el corazón de la comarca de la Axarquía. Alhama se corresponde con la parte más occidental de la provincia de Granada. Desde el pico de Tejeda se pueden divisar, desde sus 2.065 metros de altitud, espectaculares vistas de la costa mediterránea y las sierras vecinas, frecuentadas por senderistas y montañeros.

En estas sierras predominan los tonos blancos y grises de crestas y barrancos, consecuencia del abundante mármol de la zona. La descomposición de estas rocas crea arenas donde los pinares se adaptan y forman los ecosistemas más extendidos, compuestos por pinos carrascos (Pinus halepensis), laricios (Pinus nigra). En las zonas más altas y umbrías también aparecen robles (Quercus robur), melojos (Quercus pyrenaica) y arces (Acer).

El nombre de Tejeda proviene de lo abundantes que eran aquí estos longevos árboles en el pasado. Actualmente existe una tejeda, la más meridional de la Península Ibérica y una de las mejores de Andalucía, que se puede observar en el ascenso al Salto del Caballo.

En estos parajes de árboles y roquedos resulta fácil sorprender durante el vuelo a grandes águilas, como el Águila real (Aquila chrysaetos) o la Águila perdicera (Aquila fasciata). Gran interés presenta la población de Cabra montesa (Capra pyrenaica), una especie exclusiva ibérica, que tiene en el parque una de las más numerosas del país.

Ríos y arroyos descienden rápidamente por las laderas de estas sierras, ofreciendo espectaculares saltos, como Los Árboles Petrificados, donde el agua caliza mineralizó antiguos troncos. En otros casos, las aguas dan lugar a algunos de los desfiladeros más impresionantes, llamados en este lugar Cahorros. Otros de los elementos geológicos que destacan son la Cueva de Nerja, declarada Monumento Nacional, y también la sima de la Maroma.

Aunque en este espacio confluyeron diversas culturas, las tres sierras tienen una marcada herencia musulmana, con pueblos blancos repartidos por valles y sierras de difícil acceso. El poniente granadino conserva la huella de los últimos reductos nazaríes en España. Sus fértiles tierras, como las de Otívar, ricas en la producción de frutas tropicales, marcan su gastronomía. Tradicionales son los potajes de la sierra, la carne de caza, el choto o la elaboración de artesanales quesos de cabra. Por otro lado, Alhama cuenta con un interesante conjunto monumental y etnográfico, de origen romano, andalusí y morisco, con fachadas de cal y retorcidos arcos, escalinatas y torreones.

La Axarquía malagueña, de marcado carácter morisco, exhibe una de sus muestras arquitectónicas más representativas en la Torre Alminar del pueblo de Salares. Otro atractivo de la comarca malagueña se puede degustar en forma de vino moscatel y pasas, siendo la conocida Noche del Vino de Cómpeta una buena oportunidad para saborear estos afamados caldos.

📸 FOTOS

Fotografías: Propias

Texto adaptado Junta de Andalucía

Print Friendly, PDF & Email