Geoparque Sierras Subbéticas

Un territorio montañoso en el corazón de Andalucía, de pueblos blancos y olivar de sierra. Donde los fondos del antiguo Mar de Tetis afloran como grises escarpes calcáreos, modelados por las aguas de lluvia. Es éste el reino de los Ammonites. Descubre en este territorio una historia de más de 200 millones de años

El Geoparque Mundial de la Unesco Sierras Subbéticas se localiza al sur de la Provincia de Córdoba, coincidiendo con la parte central de la Cordillera Bética. Tiene una extensión de 32.560 ha. Forman parte del mismo ocho municipios: Cabra, Carcabuey, Doña Mencía, Iznájar, Luque, Priego de Córdoba, Rute y Zuheros. 

Sierras Subbéticas fue declarado Parque Natural en 1988. Pertenece a la Red Europea de Geoparques y a la Red Mundial de Geoparques desde el año 2006. En 2015, tras la declaración del Programa Internacional de Ciencias Geológicas y de los Geoparques, los Geoparques Globales pasaron a denominarse Geoparques Mundiales de la UNESCO.

El área protegida del Parque Natural Sierras Subbéticas también es Zona de Especial Conservación (ZEC) y Zona de Especial Protección para la Aves (ZEPA). En su ámbito encontramos el Monumento Natural Cueva de los Murciélagos, en Zuheros.

El Parque Natural está adherido a la Carta Europea de Turismo Sostenible (CETS) desde el año 2008.

Este Geoparque constituye un representante excepcional del Subbético Externo de la cordillera Bética. Se trata de las rocas que se formaron en una gran plataforma marina que se desarrolló al sur de Sierra Morena durante la era secundaria. Así, las rocas de Sierras Subbéticas llevan implícita una historia de aproximadamente 250 millones de años de la compleja evolución del mar de Tetis (cambios de profundidades, avances y retrocesos de la línea de costa, variaciones ambientales, evolución de las comunidades de seres vivos que lo habitan, etc.).

Durante el Mioceno (entre 20 y 10 millones de años), la colisión entre África e Iberia generó la cordillera Bética. Parte de los fondos marinos del Tetis fueron elevados y afloran hoy día en las montañas y valles del Geoparque. La erosión reciente ha modelado sobre ellos un impresionante paisaje kárstico.

Print Friendly, PDF & Email