Cañada del Sereno (P. N. Sierra de Huétor)

Datos Técnicos:

  • Trayecto: Circular
  • Longitud: 14 km aprox
  • Dificultad: Baja – media
  • Track: rutas@derutasporlanaturaleza.es
  • Punto de partida:  Casa forestal de Los Peñoncillos,
  • Tipo de camino: Carril y Senda  con superficie pedregosa
  • Recomendaciones: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados. No abandonar basura. Evitar encender fuego. Respetar el entorno natural del camino. No molestar a las gentes del lugar.

En esta ocasión, nos vamos “De rutas por” la provincia de Granada, por el Parque Natural Sierra de Huétor. Nuestro sendero comienza muy cerca de la casa forestal los Peñoncillos. Antes de llegar a ella cogeremos una pequeña senda que a modo de arteria nos llevará directamente al corazón del Parque Natural Sierra de Huétor. Entre pinos, encinas y vegetación de ribera discurre este sendero por una de las arterias directas al corazón del Parque Natural.

La base caliza del terreno esconde aguas subterráneas que afloran en manantiales y fuentes, mientras en la superficie las rocas son modeladas por los efectos de una erosión extrema.

Nos encontramos inmersos en un fantástico pinar de repoblación donde destaca el pino resinero (Pinus pinaster), animado con el canto frecuente de Mirlo Comun (Turdus merula), Petirrojo Europeo (Erithacus rubecula) y mosquiteros (Phylloscopus sp).

Y entre pinos y pinos, nos adentramos en una zona denominada El Jardín, en la que el pinar se abre y cede terreno a las encinas (Quercus ilex), mientras a ras de suelo se entremezclan tomillos (Thymus), romeros (Salvia rosmarinus), jaras (Cistus ladanifer), mejorana (Origanum majorana) y enebro rojo (Juniperus oxycedrus).

Poco después de la loma de los Corrales, surgirán, próximas al camino, unas viejas construcciones ganaderas, desde las que continuaremos a media ladera del cerro del mismo nombre hasta el mirador de la Zarraca, donde espectaculares vistas de Sierra Nevada nos esperan.

Desde el mirador, seguiremos dirección norte atravesando nuevos barrancos, hasta conectar con la pista forestal de Polvorite. Descenderemos por una zona de umbría en la que predomina la roca caliza.

Es en estas zonas donde crecen verdaderas joyas botánicas, equiparables a los valores paisajísticos de la umbría observables desde esta pista, con gran densidad de pinares de un verde intenso.

Nuestro camino discurre envuelto entre pinos negros (Pinus uncinata), laricios (Pinus nigra) y silvestres (Pinus sylvestris) hasta llegar junto a la base del Cerro del Púlpito, una mole de roca caliza a modo de pirámide de 1.426 metros de altura, que comparte grandeza con el Cerro de Garay, a la derecha, y con el Calar de los Mármoles, a nuestra izquierda.

Rodeamos el Púlpito y continuamos bajando hacia la Fuente de la Teja rodeados bajo un manto de pinos resineros (Pinus pinaster), encinas (Quercus ilex) y quejigos (Quercus faginea), y acompañados de madreselvas (Lonicera), ruscos (Ruscus aculeatus) y majuelos (Crataegus monogyna). La presencia de agua, además de acompañarnos con su música, acentúa la gran biodiversidad de este parque natural.

Después de un merecido descanso, descendemos por la pista acompañados por especies adaptadas a este entorno de ribera como alisos (Alnus glutinosa), sauces llorón (Salix babylonica) , álamos (Populus sp), juncos (Juncus sp); o las zarza (Rubus) e hiedras (Hedera helix) que se enredan y trepan. Y así, llegamos hasta el mirador Las Veguillas, lugar desde el que podremos contemplar el barranco del Darro.

Siguiendo por el camino y dejando atrás este cauce, la pista nos lleva a donde empezamos.

📸 FOTOS

Fotografías y vídeo: Propio.

Texto adaptado

Print Friendly, PDF & Email