Tajos de Alhama (Alhama de Granada)

  • Trayecto: Semi-Circular
  • Longitud: 8 km aprox
  • Dificultad: Baja
  • Track: rutas@derutasporlanaturaleza.es
  • Punto de partida:  Pantaneta de Alhama
  • Tipo de camino: Carril y Senda  con superficie pedregosa
  • Recomendaciones: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados. No abandonar basura. Evitar encender fuego. Respetar el entorno natural del camino. No molestar a las gentes del lugar.

En esta ocasión, nos vamos “De rutas por” por la provincia de Granada, concretamente por Alhama de Granada. Esta ruta es por el Monumento Natural de Los Tajos de Alhama parte del núcleo urbano de Alhama. Los Tajos de Alhama tienen una longitud de más de 4 kilómetros. Se han ido formando por la acción del río durante miles de años, y cuentan con fósiles de origen marino.

Comenzamos nuestra ruta en la Pantaneta de Alhama (Presa de Alhama), siguiendo el cauce del Rio Alhama o Marchán , por debajo de las paredes verticales de hasta ochenta metros de los Tajos. La Pantaneta  es un humedal artificial, en un espacio abierto, parte final de los Tajos de Alhama. Surgió como un embalse artificial para pasar las aguas del río Alhama, al embalse de Los Bermejales, mediante un túnel de unos 14 km de longitud. Desde los observatorios ornitológicos instalados en La Pantaneta se puede disfrutar, de la presencia del porrón común (Aythya ferina), Pato colorado (Netta rufina), pato cuchara (Spatula clypeata), Ánade azulón (Anas platyrhynchos) y zampullín chico (Tachybaptus ruficollis). Es una de las mejores zonas para el avistamiento de aves acuáticas.

Junto al Mesón El Ventorro, iniciamos camino hasta Alhama. Tomamos un pequeño tramo de carretera para desviarnos por el carril que sale a nuestra derecha, justo en donde está la pared de la Presa, donde podemos observar, parte de la infraestructura de la Presa de Alhama. Este carril va paralelo al río Alhama hasta que lo cruza por un puente. Cuando se cruza se inicia el sendero que va por el fondo de los Tajos. En el recorrido nos encontramos la Ermita de los Ángeles, excavada en una cueva.

La Ermita de la Virgen de los Angeles, que cuenta con la devoción de muchos alhameños y es lugar de antiguas historias y leyendas. Excavada en una roca, probablemente aprovechando una cueva natural, que posteriormente fue ampliada. Cuenta la leyenda:

“Corría el año de 1500, 2 de agosto, solemne aniversario del descenso de Nuestra Señora. Un señor de alta alcurnia, venía por la huerta. Cuando un movimiento producido quizás por algún reptil en los tarajes del camino, espantó al caballo que partió a todo galope saliéndose del camino, precipitó al vacío sobre el Marchán, en el tajo cortado de una altura de más de ochenta metros. La caída sería mortal y el jinete así debió entenderlo, pues al cruzar por el vacío, se encomendó a Nuestra Señora cuya solemnidad se celebraba ese mismo día, pidiendo que por lo menos le diese tiempo a disponerse como cristiano para morir. Cuando volvió en sí, miró al frente con avidez y vio la imagen de Nuestra Señora Madre en la cavidad de una roca. Ella le dijo que había escuchado sus súplicas, que le quedaban tres días de vida, y que le edificase un altar en aquel sitio, sacándola de su antiguo escondrijo.”

A unos 500m. de la ermita, llegamos a un mirador natural protegido con vallas dónde se podrán observar la antiguas fabricas de harina , y vemos el pueblo que se va acercando. Un poco mas adelante nos encontramos con unas acequia que lleva el agua a las cuatro fabricas de harina.

Ya una vez en pueblo, hacemos un poco de turismo cultural, para visitar diferentes sitios de Alhama. Como por ejemplo: la Iglesia del Carmen, la Casa de la Inquisición, la Iglesia de la Encarnación, la Antigua Cárcel de Alhama, Iglesia de las Angustias, y las Mazmorras de Alhama.

Las singulares mazmorras de Alhama, fueron realizadas en época nazarí. Son unas oquedades, de unos nueve metros de diámetro y unos cinco de alto, excavadas en las mismas paredes naturales. Se crearon, en un principio, para guardar cereal, pero en la época de la conquista fueron utilizadas, para encarcelar a los enemigos apresados durante las contiendas.

Una vez visitadas las Mazmorras, nos acercamos para ver Las Escaleras del Diablo, es uno de los lugares más espectaculares. Son unos peldaños excavados en la misma roca, a modo de escalera de caracol que llegan hasta el cauce del río.

Tras la visita de las escaleras, nos dirigimos al río para cruzar un puente. Y así hacer la parte circular de la ruta, hasta las fábricas de harina. El agua es un elemento que tiene en Alhama una importancia especial, como lo demuestran sus acequias y sus molinos en las márgenes del río. Pero son sus famosas aguas termales las que le han concedido su nombre “Al-Hammam” que significa “Manantial de agua caliente”.

📸 FOTOS

Fotografías y vídeo: Propio.

Texto adaptado

Print Friendly, PDF & Email