Cascadas del Arroyo de la Hueta (Sierra de Segura)

Datos Técnicos:

  • Trayecto: Lineal
  • Longitud: 4 km aprox (ida y vuelta)
  • Dificultad: Media
  • Track: rutas@derutasporlanaturaleza.es
  • Punto de partida: Aldea de La Hueta
  • Tipo de camino: Senda  con superficie pedregosa
  • Recomendaciones: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados. No abandonar basura. Evitar encender fuego. Respetar el entorno natural del camino. No molestar a las gentes del lugar.

En esta ocasión, nos vamos “De rutas por la” Sierra de Segura, para visitar las cascada del arroyo de la Hueta, que aguas más abajo, es llamado río Morles. Origina una sucesión de bellísimas y desconocidas cascadas. Nuestra ruta pretende dar a conocer este insólito rincón, visitando tres de estos salto de aguas. Se trata de un itinerario corto y con escaso desnivel, pero o nos engañemos: acceder a la primera cascada es cosa fácil, pero las otras dos requieren poseer un pie firme para no errar el paso y resbalar en algunas fuerte pendientes e intuición montañera para escudriñar el perdido sendero entre la vegetación, para poder acceder a las otras cascadas.

La Hueta

Desde la aldea de la Hueta, tomaremos el carril de la izquierda, una pista pavimentada cuyo asfalta acabo un poco mas abajo. Antes de ellos unos 100 metros de comenzar  a caminar, giraremos a la derecha, subiendo fuertemente por un carril cementado que accede a la otra agrupación de casa.  Desde aquí, torceremos a la izquierda pasado sucesivamente junto a unos bancos, unas fuentes y por delante de una casa, y salimos inmediatamente al campo. Atravesaremos ahora el bancal abandonado en el que aun perviven  algún frutales, que en primavera adorna con su flores el paisaje. Llevamos arroyo por nuestra izquierda, mas o menos cercano. Cuando llevamos 10 minutos de marcha, el barranco que forma el arroyo empieza a cerrarse y el camino circula junto a una acequia. Los registros de agua por lo que pasamos atestiguan las tuberías subterráneas que conduce el liquido elemento a la aldea. Un poco después, es una zona más abierta de la cerrada, descubriremos un hito (marca verde en un pino), que nos indica el inicio de un sendero por nuestra derecha, que de momento ignoraremos.

Un poco mas adelante, en un estrechamiento mas marcado del barranco  en el que agua salta unos escalones, nos veremos obligados  a cruzar dos veces el arroyo, con lo que seguiremos caminando por la imagen izquierda,  para llegar a la 1º cascada.

Hasta aquí todo ha sido fácil. Si pretendemos visitar las otras cascadas, deberemos retrocedes hasta el lugar que vimos el hito. Al lado del mismo, detrás de un árbol, hay otro cuyas piedras también pintadas de verde. El sendero que seguiremos se inicia en la vaguadilla y pronto asciende fuertemente por la ladera de la margen orográfica del barranco. Tras alcanzar cierta altura, llanea o sube y baja ligeramente, flaqueando la ladera en cornisa. En este tramo en necesario extremar las preocupaciones, pues el camino es estrecho y la caída por la izquierda considerable. Un poco después, nuestro itinerario sigue un rastro poco marcado que baja fuertemente hacia el lecho del arroyo, cuando ya percibimos el poderoso rumor del siguiente salto de agua.  En este arbusto descenso hemos de poner la máxima atención, pues la pendiente es muy acusada.

Una vez junto al curso, continuaremos al lado del mismo unos metros más hasta situarnos junto a la segunda de las cascada.

Tras unos momentos  en los que permaneceremos extasiado con este armónico conjunto de roca, agua y vegetación, reanudaremos nuestro itinerario. Para ello, hemos de avanzar por una senda de cabras en la ladera orográfica del barranco. Esta vereda, que asciende fuertemente, pasa junto a una encina y se dirige hacia unos estratos, a los que nos encaramamos, subiendo los escalones que forman. En estos escalones cambiamos de dirección casi 180º girando hacia la derecha. A partir de ello nos desplazaremos mas horizontalmente entre romero hasta situarnos junto a un pino, nos hallamos ahora en la parte superior de la segunda cascada. Desde el mencionado pino, cambiando repetidamente de margen o según el caudal, marchando sobre el mismo cauce. De esta forma, alcanzamos el pie de la tercera y ultimas de las cascadas de la rutas.

Desde la tercera cascada, nos sale un sendero a la izquierda (dandole la espalda a la cascada), que nos conducirá hasta el arbusto descenso, que hemos tomado, para bajar a la segunda cascada. Un sendero un poco perdido, pero qué recomiendo tomar, en vez de tomar el arbusto descenso. Para llegar a la tercera cascada, y desde aquí, bajar a la segunda Cascada.

📸 FOTOS

Fotografías y vídeo: Propio.

Texto: adaptado

Print Friendly, PDF & Email