Cabra montesa (Capra pyrenaica)

El color de las hembras es entre canela y ocre, más oscuro en invierno que en verano. Los machos presentan además unas manchas de color negro en los flancos laterales y en el cuello, que aumentan con la edad, pero que desaparecen durante el verano. Los cuernos presentan un crecimiento anual y pueden llegar a medir 80-100 cm en los machos y 30 cm en hembras.

La cabra montés (Capra pyrenaica), se trata de un endemismo de la península ibérica. Originalmente se describieron cuatro subespecies, de las cuales se han extinguido dos: C. p. lusitánica, que desaparece a finales del siglo XIX y C. p. pyrenaica, el último bucardo o erc, murió en el año 2000. Por tanto, en la actualidad viven tan solo dos subespecies:

Distribuída por todos los sistemas montañosos de la Península Ibérica, a lo largo del siglo XIX se extinguió en gran parte de estos, sobreviviendo a principios del siglo XX pequeños grupos de cabras en Gredos, Pirineos y montañas del este peninsular. Extinguida en Pirineos, en la actualidad la cabra montés se distribuye principalmente por las cordilleras localizadas en el este, centro y sur de la península ibérica. Sus poblaciones están en expansión y ha sido introducida en numerosas sierras. Altitudinalmente se distribuye entre 200 y 3.300 m.

📸 FOTOS

Texto adaptado

Print Friendly, PDF & Email