Escribano triguero (Miliaria calandra)

Uno de los sonidos todavía frecuentes durante la primavera en las regiones abiertas de casi toda nuestra geografía es un canto algo metálico, machacón e inconfundible que, desde lo alto de un cable, una alambrada o un arbusto, emite un pájaro un tanto voluminoso y de tonos discretos. Es el triguero, un pariente muy cercano de los escribanos, granívoro como ellos, y aún abundante —a pesar de la intensificación agrícola y los pesticidas— en casi todos los lugares propicios de la Península y ambos archipiélagos.

Identificación

Es un ave bastante voluminosa, de tamaño considerablemente mayor que otros escribanos, que presenta un plumaje dominado por los tonos terrosos y blanquecinos con abundantes listas, lo que le confiere un aspecto parecido al de los aláudidos. En la cabeza, no obstante, se hace evidente su pertenencia a la familia de los emberícidos, sobre todo por poseer una bigotera blanca enmarcada por una lista superior oscura y por la presencia de un pico característico —aunque más grande que el de otros escribanos— adaptado al consumo de granos.

Dónde vive

Es una especie abundante que se distribuye bien por toda la Península y ambos archipiélagos, aunque aparece de forma fragmentada en la región eurosiberiana, sobre todo en ciertas áreas de Pirineos, la cornisa cantábrica y las comarcas más atlánticas de Galicia.

Amenazas y Conservación

Al triguero le afectan, en general, las actividades relacionadas con la intensificación agrícola. La utilización abusiva de insecticidas reduce su disponibilidad de alimento y, especialmente, la de los pollos, que precisan de una dieta insectívora. Asimismo, la eliminación de árboles y matorrales en las zonas de cultivo acaba con sus posaderos, y la ausencia de barbechos disminuye sus territorios de alimentación en invierno.

📸 FOTOS

Fotografías: Propias.
Más Info: rutas@derutasporlanaturaleza.es

Fuente: SEO/BirdLife

Print Friendly, PDF & Email