Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

Pocas aves resultan tan familiares como la cigüeña blanca y pocas están tan arraigadas en las tradiciones como esta enorme zancuda que un día abandonó sus hábitos montaraces para asociarse al hombre en busca de sustento y protección. Esta especie hubo de soportar durante el pasado siglo una serie de drásticos cambios en los paisajes y los usos rurales que la llevaron a desaparecer en muchas regiones y de los que hoy día —gracias, en parte, a un cambio de hábitos—, se recupera asombrosamente.

Identificación

Ave inconfundible, de gran tamaño y notable envergadura, que luce un característico plumaje blanco, aunque con las plumas de vuelo de color negro. El pico (largo y apuntad) presenta una tonalidad rojiza o anaranjada muy intensa en el caso de los adultos, rojo sucio en los ejemplares juveniles y prácticamente negro en los pollos. Las patas son de un intenso color rojo anaranjado en las aves adultas y rosadas en los jóvenes. En vuelo adopta una postura característica, con el cuello y las patas estiradas.

Canto

Dónde vive

Se reproduce, fundamentalmente, en la mitad occidental de la Península —casi de forma continua en la franja que va de la Cordillera Cantábrica a los Pirineos por el norte hasta Cádiz por el sur, y en el valle el Ebro. También cría en Galicia y en localidades aisladas de la fachada cantábrica. Adicionalmente, ha sido introducida en los aiguamolls de l’Empordà. Durante la migración puede ser vista en multitud de lugares, aunque suele
recalar, a menudo formando nutridos bandos, en localidades favorables, como zonas húmedas, regadíos o basureros. En Baleares y Canarias es, sin embargo, escasa durante el paso migratorio. En invierno, un cierto número de ejemplares no cruza el estrecho de Gibraltar, sino que sus efectivos se reparten por sus áreas de cría o se congregan en grandes cantidades en las marismas del Guadalquivir, los 3 regadíos de las Vegas Altas del Guadiana y otras localidades propicias donde tengan alimento seguro. En nuestro territorio se encuentra la subespecie ciconia, que ocupa el área occidental de Eurasia.

Amenazas y Conservación

Históricamente, las amenazas más importantes para la cigüeña blanca han sido los episodios de sequía en su área de invernada en África, que provocaron una reducción muy significativa en la disponibilidad de presas en Mali, Senegal y Níger y, en consecuencia, el desplome de la población acaecido entre las décadas de 1960 y 1980. También pudieron ser causas del declive la pérdida de hábitats de alimentación como resultado de las transformaciones agrarias experimentadas en el campo español, el uso generalizado de pesticidas, la mortalidad por caza ilegal, los choques contra tendidos eléctricos, la eliminación de nidos, la pérdida de lugares de nidificación por restauración de edificios o, incluso, la muerte de pollos por accidentes con cuerdas y gomas elásticas aportadas al nido. La cigüeña blanca se considera “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

FOTOS

Fotografías y vídeo: Propio.
Más Info: rutas@derutasporlanaturaleza.es

Fuente: SEO/BirdLife

Print Friendly, PDF & Email