Paisaje minero de Linares – San Adriano

En junio de 1863, cuando aún se llamaba San Luis, fue profundizado hasta el tercer nivel. Más tarde, siguiendo la costumbre de las compañías británicas dirigidas por esa familia, se le denomina Taylor y se decide ubicar allí la fuerza del vapor en enero de 1864. Los albañiles preparan el apoyo del balancín principal y los carpinteros fabrican los “pantalones” y se acondiciona el pozo, mientras se saca el agua hacia San Rafael por debajo del 3º nivel. En abril se divide el pozo y se coloca un malacate para la extracción. En 1865 se decide sustituir la máquina inicial por una nueva de bombeo, tipo Cornish, de cilindro vertical de 50” de diámetro, comenzando a construir la casa. Con ello, y teniendo en cuenta la riqueza de esta zona del filón y su situación estratégica, se convierte este pozo en el principal para el bombeo y para permitir la profundización de la mina. En el verano de ese año la máquina funcionaba eficientemente y confirmaba las expectativas. En abril de 1867 se colocan las bombas para drenar desde el 4º nivel. En 1868 está en 5º nivel y permite el trabajo en toda la mina, cumpliendo su objetivo. En marzo de 1869 alcanza 6º nivel. En 1872 es el pozo más profundo, en 7º nivel, con más de 155 metros. Su importancia para la Alamillos Company era esencial. En 1876 tenía 180 metros y siguió profundizándose paulatinamente para drenar la mina y permitir los trabajos en la zona central, hasta que finalmente alcanzó los 340 metros a principios de siglo. Actualmente es otro de los pozos que sirven para sacar agua para regar el olivar. La ancha base de la Chimenea indica que se utilizó para quemar leña. Son peculiares los huecos de las ventanas con arco más ancho que la abertura rectangular. En la casa de máquinas tipo cornish se conserva el lecho de arenisca para el cilindro, con dos agujeros visibles en la diagonal de 6 pies, el muro de apoyo del balancín de 5 pies de grueso y conserva un dintel intermedio de madera muy poco frecuente. La abertura posterior es de 6 pies y 4 pulgadas y hay una entrada del vapor en medio de la cavidad. La casa para dos calderas está medio demolida. Muros de soporte de cisterna y pozo cubierto. Restos de vigas de tejado de madera. No hay signos de foso de contrapeso a causa del hundimiento del suelo.

Fotografías: Propias.
Texto: Proyecto Arrayanes
Más Info:rutas@derutasporlanaturaleza.es

Print Friendly, PDF & Email