Aguasceba de Gil-Cobo (Sierra de las Villas)

Datos Técnicos

  • Trayecto: Lineal
  • Longitud: 1,9 km
  • Tiempo estimado: 50 minutos
  • Dificultad: Baja
  • Tipo camino: Carril y pista
  • Paisaje/vegetación: Pinares y vegetación de ribera. Cascadas. Garganta o cerrada
  • Sombra: Frecuente
  • Autorización Especial: No es necesaria
  • Recomendaciones: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados. Cerciorarse de la potabilidad del agua de las fuentes.
  • Otros senderos: El parque natural ofrece otros recorridos para senderistas. Entre los más próximos están Cueva del Peinero y Navazalto.

En la sierra de Las Villas nace el arroyo de Gil-Cobo, también llamado Aguascebas de la Cueva del Agua por encontrarse cerca una cueva con dicho nombre. El arroyo es afluente del río Aguascebas Grande, el cauce más importante de la sierra.

Nuestro sendero discurre en paralelo al cauce del arroyo, el cual nos deparará agradables sorpresas en forma de pequeñas cascadas, vistosa vegetación y, sobre todo, el escarpado barranco conocido como Cerrada de San Ginés, que forma un escenario único.

 Acompañamos al río

El sendero es breve,apenas 1.500 metrosde recorrido, por loque se tarda poco entransitarlo. Comienzaen las cercanías delárea recreativa del mismonombre del sendero, donde podremos dejar el vehículo. Encontraremos el panel de inicio en un cruce al lado de un pequeño puente, entre los kilómetros 28 y 29 de la JH-7155 o carretera Transversal de Las Villas. La pista va paralela al río, que se abre camino entre las rocas de la lancha de la Escalera. La zona es estrecha y umbría, siendo frecuente en invierno que todo esté escarchado.

A escasos metros del comienzo, nos encontraremos con una fuente y poco más adelante, a mano derecha el camino realiza una ligera subida, en la que veremos una pequeña cascada.

Por la estrecha puerta

La vegetación en tanreducido espacio esmuy variada y de lamás interesante de lazona, por lo que hayque extremar cuida-do para no deteriorarla.Podemos encontrar especies como el tejo, que crece en terrenos calizos de montaña, con ambientes frescos y húmedos. También son reconocibles en esta zona algunos acebos, con sus características hojas brillantes, sus típicos frutos en drupa, redondeados, rojos y muy brillantes. Está catalogado como vulnerable. Otra especie de interés que nos ofrece el entorno es el abedul, también en peligro de extinción. Es típico de laderas umbrosas y fresca o en bordes de arroyos y ríos. No solo son destacables las especies de gran porte ya que podremos disfrutar en primavera de las llamativas flores de las prímulas y los narcisos.

Continuamos caminado unos doscientos metros y llegamos a una zona estrecha conocida como Cerrada de San Ginés. Aquí el viento es frío, la humedad se nota en el ambiente y se escucha el característico rumor del agua colándose entre las rocas.

…para disfrutar del paisaje

Unos cuatrocientosmetros despuéssalimos de la cerradahasta una zonamás despejada, dondepodemos aprovechar paracontemplar a nuestra derecha las cumbres del Cerezo (1.588 m). Cruzaremos por un pequeño puente al otro lado del río.

Desde aquí vemos, a pocos metros un cruce de caminos. El de la derecha nos llevaría, en unos diez kilómetros, hasta las cumbres de Peña Corva (1.559 m), y el Pardal (1.580 m). Nosotros continuamos por el ramal de la izquierda, hacia las cumbres del Blanquillo (1.830 m).

Fotografías: Propias.
Más Info: rutas@derutasporlanaturaleza.es

Print Friendly, PDF & Email