Pico Navazalto (Sierra de las Villas)

Datos Técnicos

  • TRAYECTO: Lineal
  • LONGITUD: 2,4 km
  • TIEMPO ESTIMADO: 1 h
  • DIFICULTAD: Baja
  • TIPO CAMINO: Carril
  • PAISAJE/VEGETACIÓN: Pinares y formaciones de coníferas abiertas. Pastizales de montaña. Barrancos y formaciones kársticas. Roquedos
  • SOMBRA: Escasa
  • AUTORIZACIÓN ESPECIAL: No es necesaria
  • RECOMENDACIONES: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados. En la cumbre existe un precipicio de 100 m. de altura. Cerciorarse de la potabilidad del agua.

Pico Navazalto

El pico Navazalto, localizado en la Sierra de las Villas, supone un excelente mirador de los pueblos y paisajes de las comarcas de la Loma, Cazorla, del Condado, e incluso de la comarca de Sierra Mágina.

Este sendero nos permite acceder fácilmente al pico disfrutando por el camino con la presencia de un hermoso terreno kárstico y un mar de coníferas, mientras los buitres leonados sobrevuelan las cabezas del viajero.

En el corazón de las Villas

En este punto comienza nuestro sendero, que discurre por una estrecha pista forestal, que es utilizada por los vigilantes contraincendios para acceder a la garita que hay en la cumbre del Alto del Navazo. A poco más de cien metros a mano izquierda, existe una fuente que se utiliza como abrevadero para el ganado.

A este tipo de fuentes en la sierra se les llama tornajos. Están compuestos de estrechos pilones, llegando en ocasiones a colocarse en hileras de hasta siete o más. Aunque el que encontramos en este sendero no es de madera, todavía quedan algunos de ellos en rincones apartados de la sierra. Es curioso ver en algunos tornajos una estructura hecha con palos en forma de caballetes, cuya finalidad era evitar que los buitres se bañaran en ellos para lavarse y arreglarse sus plumas, ensuciando así el agua donde después tenían que beber las ovejas.

Entre coníferas

Continuamos caminando y dejamos un cruce a la izquierda que lleva a las casas del “Torno”, junto a sabinas y enebros que crecen entre las rocas calizas.

Durante los próximos ochocientos metros el sendero comienza una suave ascensión, por terrenos calizos de vegetación dispersa en la que podremos apreciar las vistas, hacia el sur, del embalse de Aguascebas, acompañado de numerosos cortijos blancos, muchos de ellos habitados. En este embalse, cuando llueve mucho y debe soltar agua por su aliviadero, se forman unas impresionantes cascadas que podremos disfrutar si vamos en las fechas adecuadas.

Una vez que llegamos a un cruce que nos sale a la izquierda, y que nos permite acceder, de nuevo, a las casas del Torno, el sendero aumenta su pendiente realizando varias revueltas durante casi kilómetro y medio. En este tramo la vegetación está fomada principalmente de coníferas: sabinas, cipreses y pinos halepensis y pinaster.

La atalaya de la sierra

Llegando al tramo final hay una planicie en la que vuelve escasear la vegetación y desde donde es visible la garita forestal de la cumbre del Alto del Navazo, que es el punto final de nuestro recorrido.

Con suerte, y dependiendo de la hora del día en que visitemos esta cumbre, nos vamos a encontrar un gran espectáculo. Podemos ver cómo va apareciendo, sobrevolando nuestras cabezas, un desfile de buitres leonados. Los podremos ver bastante cerca y deberemos respetar su paso, sin hablar alto ni haciendo movimientos bruscos.

Las vistas en este punto son magníficas. Debido a su altura tenemos la posibilidad de apreciar el paisaje en todo su alrededor.

Al sur veremos el barranco que forma el arroyo de Aguascebas Chico y al otro lado, Peña Rubia y las conducciones del pantano. Al este, destacan el embalse de las Aguascebas y las cumbres de la Morra, el Pardal y el Caballo de la Zarzas. Hacia el Norte veremos el valle que forma el río Aguascebas Grande y el Cerro de Santa María con su caseta forestal. La vistas hacia el Oeste son principalmente hacia la campiña jienense, donde miles de olivos se pierden en el horizonte.

Fotografías: Propias.
Más Info: rutas@derutasporlanaturaleza.es

Print Friendly, PDF & Email